domingo, 15 de octubre de 2017

Imagen: Carmen Quinteiro




Aún no sé explicar la razón porque la que me detengo tantas veces al día en los instantes.
Será  simplemente que ellos están ahí, conscientes de su fugacidad, confiando en ser vistos.

Un juego de escondite con las cartas sobre la mesa,
un afán de permanencia,
un punto de luz en la tarde como señuelo
y mi imposibilidad  de pasar y hacer como si nada.














Imagen: Carmen Quinteiro





OCTUBRE DE INCENDIOS
Desde mi ventana veo cómo arde y tiñe de marrón el blanco de unas pocas nubes.
Y huele como un grito indefenso y desesperado.
Se ha demostrado que los árboles se comunican entre ellos. Creo que prefiero no saber lo que estarán diciendo ahora mismo sobre nosotros.
Y nos creemos con derecho a llamar nuestra la tierra que habitamos. 
A ver si nos enteramos de lo que realmente significa esto.



















viernes, 13 de octubre de 2017

Foto: Cris Bernal






Me cuenta cosas, se ríe, va a buscar agua, vuelve y trae agua y más risas. De cuando en vez me dice que me quiere. Entonces la miro y sé que estoy en el instante preciso: el tiempo se detiene de esa forma necesaria y el tacto de la arena se hace caricia.


Marina. No pudieron escoger mejor nombre para ella. Ahí adentro caracolea a tiempos iguales, un mar feliz y una infancia.












jueves, 12 de octubre de 2017

Imagen: Sara Abal







Aquella casa supuso un cambio radical. Entré para verla, preguntar por las condiciones del alquiler y supe que viviría allí. Iba con el que por entonces era mi pareja, pero me dí cuenta que  no sucedería aquello de compartirla juntos.  La casa tenía una energía maravillosa. Él no.

Fue todo muy rápido. O es que quizá lo de antes era un aletargamiento inducido e innecesario.

Me mudé a mi presente y apareció mi futuro.
Sin grandes alharacas ni fuegos artificiales. Lo superficial se diluye muy fácilmente en el día a día, mientras se habitan nuevas esperanzas.

Elegí aquellas cuatro ventanas como horizonte. Me descalcé y todo comenzó a ser mucho más fácil. Más simple. Más pleno.
Entonces llegó la primera visita amiga  y supongo que quiso hacerle una foto a aquella declaración de independencia  que éramos mi nueva casa y yo.






miércoles, 11 de octubre de 2017





Imagen y manta: Carmen Quinteiro





Ya ni sé cuándo comencé esto de entretenerme con los colores. 
Ocurre algunos días, en casi cualquiera de las estaciones -aunque he de decirte que el invierno es una de las favoritas, por aquello del frío y de la necesidad de acurrucarme conmigo misma-;
y aunque no tengo horario, sí soy fiel cuando me lo piden las manos y el estado de ánimo: entonces obedezco y juego a combinar colores. Bueno, no solo colores: yo diría que colores y palabras, sí, porque yo puedo asegurar que, por muy raro que parezca, los hilos de lana han llegado a parecerme palabras que me van pidiendo paso para que las escoja y entreteja y así, formar historias.

Ya ni sé cuándo comencé con esto de entretenerme con los colores, pero sí sé que desde que empecé, en mi casa las los cuentos ya no los escribo solo en papel.









martes, 11 de febrero de 2014

 Emigrante



Foise o pai.
Ao mencer.
Escoitou dicir que pra América.
 Sen despedirse dela.
Levándose o tempo por vir 
e a súa alma de nena.

Fotografía: María Porto